autor:

(en Google+)

03 marzo 2011

Paro y construcción en España. Sigue siendo un lastre la burbuja inmobiliaria

El paro ha subido en España en febrero y ya se acerca a los 4.300.000 desempleados. Cuando ya pensábamos que podía empezar a reducirse, observamos que sigue aumentando. Ciertamente con un crecimiento tan escaso, de menos de un 1% del PIB anual, es difícil crear empleo en España.

Y ya que nombre el empleo, debemos tener en cuenta que la cifra de empleados es casi más importante que el paro en si mismo, que también depende de si la población activa aumenta o disminuye.

Buceando por en Ministerio de Economía y Hacienda encuentro unos gráficos interesantes al respecto:


En el gráfico de la izquierda vemos que el número de empleados parecía haber dejado de disminuir al acabar el tercer trimestre de 2010, pero en el cuarto trimestre ha vuelto ha ceder. El empleo se sigue destruyendo aunque más lentamente.

Para analizar el problema veamos el segundo gráfico. En él podemos ver que el empleo en industria y servicios se mantiene estable, e incluso se puede decir que remonta algo en el sector servicios. El problema está, como no, en sector de la construcción, donde se sigue destruyendo puestos de trabajo a un ritmo considerable.

Esta destrucción de empleos en construcción es un síntoma claro de que aún no se ha tocado fondo en el estallido de nuestra burbuja inmobiliaria. La saturación del mercado inmobiliario es tal y hay tal cantidad de viviendas en venta que las empresas constructoras todavía siguen disminuyendo su ritmo de trabajo y despidiendo gente.

El paro en España no va a mejorar sustancialmente mientras no deje de destruirse empleo en la construcción. Ojala toque fondo pronto, pero me temo que aún queda mucho empleo de construcción por destruir. En 2007 se alcanzó una cifra de empleados en este sector alcanzó de unos 2,75 millones, mientras ahora son alrededor de 1,57 millones. La caída de empleados en construcción ha sido de 1,18 millones. Es mucho, pero sólo es un 43 % de los que habían en el punto máximo de la burbuja.

¿Qué ritmo de construcción podemos permitirnos?
En 2007 se construían unas 700000 viviendas al año, mientras pata nuestra población y comparados con otros países europeos se calculaba que nos correspondían 200000 o 250000 al año. El excedente de empleados desde luego aparenta ser mayor que ese 43% destruido. No va a bajar a sólo un tercio de los que habían, pues hay que sumar los dedicados a reformas y mantenimiento (la obra civil también se ha derrumbado por la crisis) y no solo contar los dedicados a vivienda nueva, pero el número de empleados en construcción que nos corresponden tal vez sea de solo un 40% de los que teníamos en el máximo.

Si este cálculo "a ojo" es acertado, aún van a destruirse casi 500.000 empleos más en construcción desde los datos del gráfico (31 dic. 2010), que compensarán cualquier mejora de empleo en otros sectores.

Otro modo de verlo es a partir de los datos de viviendas iniciadas y terminadas por trimestre

Vemos que el número de viviendas iniciadas por trimestre había descendido el en tercer trimestre de 2010 a unas 25500, mientras las que se acababan habían descendido a 51300. El número de acabadas por trimestre todavía tiene que descender hasta igualar el de iniciadas, lo que aproximadamente puede representar un descenso de un tercio en el número de viviendas en construcción.

Si aplicamos una regla de tres, tal vez baje el número de empleados en construcción en un tercio, desde los que habían en septiembre de 2010, o sea bajar de 1,661 a 1,107 millones, lo que es unos 460.000 empleados menos de los que habían a 31 de diciembre de 2010.

Todavía nos queda mucha burbuja inmobiliaria que absorver en forma de paro.

1 comentario:

Federico dijo...

Mi nombre es Federico trabajo en www.grupvall.com, la situación actual es complicada y el desempleo es una realidad a la que tenemos enfrentarnos entre todos, aportando cada uno nuestro granito de arena.

y en facebook: