autor:

(en Google+)

01 febrero 2010

Reflexionando sobre inflación y la debilidad de Grecia y España.

Leía hace dos días que Alemania teme la situación de debilidad de algunos paises europeos como Grecia y Portugal, pero ¿cual es el temor?
A parte de temer la quiebra de dichos paises, cosa poco probable y solucionable con una reducción drástica de gastos de los correspondientes gobiernos, se teme que el banco central europeo se retrase en retirar las medidas de estímulo y ello provoque inflación. Temen inflación en los paises sin problemas.

Es lógico es pensamiento. Si la media de Europa no está en condiciones, el BCE puede mantener los tipos bajos o incluso negativos en cuanto a diferencia entre inflación y tipos, como ya estamos en cuanto a tipos oficiales del BCE pues la inflación española de enero es de un 1,1% y los tipos del BCE un 1%.
Unos tipos muy bajos que pueden estimular al consumo y el endeudamiento y por lo tanto aumentar la inflación más aún. Esta espiral inflacionista es lo que teme Alemania.

Un endeudamiento excesivo por déficits excesivos, como ya tiene Grecia y como España lleva camino de alcanzar si no frena el gasto público, hará que dichos países recorten gastos gubernamentales como ya ha anuciado nuestra ministra de economía, y esto puede llevar a más recesión y descenso de consumo que compensaría la inflación. Es posible que los recortes previstos provoquen este efecto. La inflación media puede seguir siendo baja haciendo que el BCE mantenga los tipos bajos y provocando más inflación en Alemania y otros que ya crecen.

Esto temen los alemanes, pero ¿es esto malo?
Es peligroso pero tal vez no sea malo en si mismo.

España y Grecia tienen actualmente unos precios (por cierto que la inflación en Grecia en 2008 fue del 2,6%) y una renta per cápita que ha sido inflada durante la últma década gracias al boom inmobiliario y el cambio de tipos altos a bajos. Hemos alcanzado unos niveles de renta y precios que no corresponden al potencial real de nuestras economías, pues la burbuja inmobiliaria y de consumo no era sostenible, era algo temporal. Igualmente de temporal han de ser los precios altos de España, a nivel ya casi de los alemanes.

Los nobel de economía como Krugman dicen que nuestros precios deben bajar, y para ello recomiendan bajar los salarios.

Estoy de acuerdo en que nuestro precios deben bajar relativamente hablando, respecto a los alemanes y franceses, pero no a base de bajada de salarios, cosa practicamente imposible. Creo que la mejor solución es que estos paises más desarrollados y con más crecimiento actual tengan más inflación que nosotros, y así nuestros precios bajarían en comparación.

Entonces una política de tipos bajos, pero lo bastante altos como para frenar inflación en Grecia , España, etc. aunque lo bastante bajos como para provocar inflación en Alemania y Francia, serían los adecuados.

En vez de bajar nuestros salarios, que suban los precios de los demás países. Si a una situación unimos una bajada de la cotización del euro podríamos alcanzar un equilibrio económico que ahora no tenemos.

Tal vez ese sea el futuro.

Publicar un comentario
y en facebook: