autor:

(en Google+)

05 octubre 2014

Viviendo por encima de nuestras posibilidades

Mucho hemos oído esa frase: "hemos vivido por encima de nuestras posibilidades", y mucho nos fastidia oírla, tanto que de tanto oírla hemos dejado de creerla.

Cuando se habla de este tema todo pensamos en que muchos han comprado casas carísimas con préstamos impagables o en general endeudado hasta las cejas para llevar un tren de vida excesivo, pero yo voy a plantear otro modo de vivir por encima de nuestras posibilidades yes algo delicado, que va a doler pues va en contra de lo que sentimos y queremos que ocurra.

Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades salariales.

Sí, me temo que sí. Y no me refiero a salarios en concreto sino a la masa salarial de los españoles en su conjunto. Una masa salarial que nos da un poder adquisitivo determinado, que puede ser bajo si lo comparamos con el poder adquisitivo de los alemanes pero es alto si lo comparamos con el poder adquisitivo de los argentinos, por poner un ejemplo.


Esto cuesta de asumir. ¿Por qué dices eso? me preguntan mis amigos. La explicación típica es que si bajamos los salarios podremos competir mejor en exportaciones y servicios y así exportaremos más y vendrán más turistas y entonces se podrá dar más trabajo a la gente, pero esto choca con el hecho de que si bajamos los salarios baja el consumo interno del país y las empresas que no se dedican exportar van peor y no contratan más sino todo lo contrario, despiden más. Es una explicación que no me gusta.

La explicación adecuada, en mi opinión, está en la balanza de pagos y es algo más complicada.

España ha tenido durante décadas una balanza de pago negativa. ¡Que digo! ¡Negativísima! Siempre hemos importado mucho más de lo que exportamos y ni siquiera el turismo compensaba eso. Esa balanza negativa, para simplificar salía más dinero de España del que entraba, se compensaba vía emitir pesetas en su época (el llamado "recurso al banco de España") que usaba el estado para sus pagos y vía endeudamiento exterior (otros países nos prestan dinero ya sea para el estado o para las empresas o personas), provocando todo esto unas devaluaciones continuas año tras año a las que estábamos acostumbrados. Pero desde que estamos en el euro el este recurso a imprimir billetes no es posible. La única forma de compensar esa falta de dinero, pues se iba de España miles de millones de euros todos los años, era vía deuda externa. Y la deuda externa tiene un límite que es el que nos marca los que tienen que prestarnos ese dinero.

Con la crisis ese límite se alcanzó.  Somos el segundo país del mundo con mayor deuda exterior según el FMI. Ya lo éramos en 2006.



El mundo, "el mercado", nos ha permitido endeudarnos con ellos hasta límites insospechados. Mientras nuestro país y gobernantes sean fiables y parezca que van a hacer lo que es bueno para que dicha deuda pueda se "devolvible", seguirán permitiéndonos tener dicha deuda con ellos e incluso aumentarla algo más, pero no mucho más. Puede que estemos ya  en el límite.

Y ahora algunos preguntarán ¿Y que tiene que ver todo esto con que mi salario esté por encima de mis posibilidades? Pues sí, tiene mucho que ver. Si España en general no puede endeudarse más, si ya no nos dan más dinero sin apretarnos las tuercas, si aceptamos que la deuda no debe aumentar más... el tema de la balanza de pago entra en juego. Nuestra balanza de pagos debe de estar equilibrada para no tener que pedir prestado fuera de España o mejor si está en positivo para ir reduciendo dicha deuda. Y si los salarios suben consumiremos más y, lo que cuenta en este análisis, IMPORTAREMOS MÁS, desequilibrando la balanza y provocando un aumento de la deuda exterior.


sin embargo como podemos ver nuestra balanza (el saldo) ha sido negativa hasta finales de 2012. Desde 2008 hasta 2012 hemos ido corrigiendo el desequilibrio, reduciendo las importaciones y aumentando las exportaciones hasta llegar a la situación positiva de 2012 que más o menos se ha mantenido hasta ahora.



Simplificando mucho se puede decir que desde que estamos en el euro y la balanza de pagos ha sido negativa, mientras la línea negra ha estado por debajo del cero en los gráficos de arriba, hemos estado viviendo por encima de nuestras posibilidades, pues nuestro nivel de consumo se apoyaba en deuda externa que iba aumentando. Consumíamos el dinero de los alemanes, no el nuestro. 

La balanza debe permanecer en equilibrio y nuestro nivel de importaciones no debe aumentar más allá de lo que lo haga el de exportaciones. Y para que nuestras importaciones no aumenten nuestro consumo no debe aumentar. Y es evidente que nuestro consumo está unido a nuestro poder adquisitivo.

Por lo tanto el poder adquisitivo de los españoles, de media, no debe aumentar más allá de lo que aumenten las exportaciones y el turismo.

No debe y no puede, o se desequilibrará de nuevo la balanza y "el mercado" nos castigará.

Y de momento no está pasando. Nuestro poder adquisitivo no está subiendo significativamente, como se puede ver en el gráfico que Gurusblog nos ofrece de horas totales trabajadas.

No mejora mucho el número de horas trabajadas, lo cual hace que no aumente el consumo excesivamente, como debe ser si no aumentan las exportaciones con más fuerza.



Es lo que hay. Nos gustará más o nos gustará menos pero así funciona esto.

Otro asunto es si ese poder adquisitivo de los españoles está mal repartido o no, y que hacemos con la injusticia de que algunos tengan "tarjetas black" con las que gastar 100000 euros al año y encima sin pagar impuestos. Como digo... ese es otro tema.

Publicar un comentario en la entrada
y en facebook: