autor:

(en Google+)

15 julio 2013

Bancos de alimentos, hambre y exclusión

Hace poco me llamó la atención un artículo en un periódico sobre la aportación por parte d la CE de 800000 Kg de comida a bancos de alimentos de la provincia de Alicante.

Buscando un poco encontramos más información sobre la cantidad de comida que los bancos de alimentos están repartiendo.

Por ejemplo http://www.europapress.es/comunitat-valenciana/noticia-ministerio-agricultura-reparte-mas-2500-toneladas-alimentos-comunitat-valenciana-20130606185659.html que nos dice entre otras cosas que en 2012 se han repartido en la Comunidad Valenciana 2.521.014 Kg de comida a familias necesitadas.

191.925 personas necesitadas en situación de dependencia social o económica en la Comunitat.


Para  2013, el Consejo de Ministros aprobó el 22 de febrero la nueva edición del programa de suministro y distribución de alimentos para las personas más necesitadas por valor de 84,9 millones de euros

En otro artículo podemos leer que cerca de 30.000 familias con niños pasan hambre en España.
http://www.fesbal.org/documentos/espana/132-30000-familias-espaolascon-nios-pasan-hambre

Nos dice el artículo que  unas 29.000 familias, están pasando hambre o la han sufrido “frecuentemente” durante los últimos diez años. Además, El informe destaca que el 52,4% de éstas tienen a todos sus miembros en paro, en un 28% el sustentador principal es desempleado de larga duración y un 37% tienen a alguien desempeñando un empleo irregular. 

La crisis está pasando factura. Una gran factura, que me recuerda al post de Antonio Turiel sobre la Gran Exclusión. Según esta hipótesis la inevitable reducción de producción de recursos energéticos mundiales a causa del Peak everything que puede que ya esté llegando nos está llevando a esta exclusión de gran parte de la sociedad. La cuestión es que si los recursos naturales escasean o simplemente han dejado de aumentar en cuanto a producción, y la población mundial sigue aumentando, alguien tiene que dejar de consumir esos recursos. 

Pues bien, parece que el modo en que la economía está solucionando el problema es vía exclusión. Algunos quedan excluidos del sistema consumista de modo que el resto que sigue inmerso en él sigue pudiendo consumir recursos naturales. Si cada año un 3,5% de la población se va quedando "fuera del sistema", fuera del consumo, al cabo de 7 años el 27% de la población se ha quedado fuera. Esta exclusión se puede producir dentro de un país, como está sucediendo en España o Grecia con la crisis, o entre países de modo que unos países se van quedando poco a poco "fuera" del consumo para que otros sigan consumiendo.

Unos se quedan "fuera" y otros siguen "dentro". Fuera o dentro del sistema consumista estándar en el que estamos.

La cuestión es ¿Hacia donde va España, hacia dentro o hacia fuera? y ¿Hacia donde vas tú personalmente, hacia dentro o hacia fuera?

Publicar un comentario en la entrada
y en facebook: